head-2.jpg
INICIO arrow CASOS arrow Banco Nacional de Australia de Halones

Banco Nacional de Australia de Halones

Antecedentes

halonfordestruction2.jpg
Cilindros pequeños para decantar en
tanques de almacenamiento

Australia, junto con muchos otros países, es uno de los signatarios del Protocolo de Montreal, un tratado internacional para eliminar el uso de productos químicos que agotan el ozono.

Hay muchas sustancias que agotan el ozono atmosférico, siendo las más habituales las diversas formas de CFC y los gases  de halón . Los CFC se usan comúnmente en los sistemas de refrigeración y halones se usan en aplicaciones de extinción de incendios.

En cumplimiento con sus obligaciones ante el Protocolo de Montreal, el gobierno australiano estableció un esquema nacional para recolección de halón en 1993. Posteriormente el Banco Nacional y Facilidad de Destrucción de Halón fue establecido en 1996. La destrucción de halones y los CFC en el dicho banco es llevada a cabo bajo contrato del gobierno australiano por BCD Technologies Pty Ltd usando la planta original PLASCON® de SRL Plasma Pty Ltd.

Desechos Tratados

Los halones y los CFC  son por primera vez decantados de las pequeñas embarcaciones a grandes tanques de almacenamiento, antes de ser bombeados a la planta PLASCON® para su destrucción. Muchas mezclas diferentes de CFC pueden ser destruidas en cualquier momento, con la planta de PLASCON®, ajustando automáticamente los cambios de la composición de la alimentación de la planta.

sample picBastidor de prueba de plasma de CSIRO/SRL usado para la destrucción de sustancias que agotan el ozono

Química

 A continuación un ejemplo de la descomposición química de una sustancia que agota el ozono:

Halon 1211

Una llama no es requerida por haber suficiente oxígeno en las entradas del proceso para favorecer la formación de dióxido de carbono sobre monóxido de carbono.

Eficiencia Operacional

La destrucción comercial de los ODS comenzó al principios de 1997 y en menos de 3 años más de 1,000 toneladas de material fue destruido. Halon puede ser destruido a una tasa media de 115 kg/h, alcanzando a eficiencia de destruccción (DE) que supera el 99.9999%. Cuando el volumen de residuos lo permitió, la planta funcionó las 24 horas del día, con una dotación para el cambio general de la vigilancia y el mantenimiento. La destrucción de CFC comenzó en 1998, con una tasa de destrucción de 70 kg/h 24 horas por día. La eficiencia de destucción lograda en 70 Kg/h para CFC supera el 99,9999%.

Las emisiones de dioxinas y furanos de la planta PLASCON® Tottenham están por debajo de los límites detectables utilizando la equivalente internacional tóxico (I- EQT) estándar.